¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Colombia

¿Cayó un meteorito en Colombia? Esto es lo que dicen los expertos

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

La noche del pasado 31 de mayo, los habitantes de algunas regiones de Colombia, como Bogotá, Cundinamarca, Boyacá y Tolima, fueron testigos de un fenómeno astronómico sorprendente. Un destello de luz azul verdoso iluminó repentinamente el cielo nocturno, dejando a los espectadores intrigados y emocionados. Aunque no se reportaron daños ni personas afectadas, este evento ha captado la atención de los expertos en astronomía, quienes ahora buscan la colaboración de la ciudadanía para esclarecer las características y la trayectoria del objeto que causó este deslumbrante espectáculo.

Afortunadamente, el extraño acontecimiento quedó registrado en videos de cámaras de seguridad, lo que ha permitido a los investigadores analizar con detenimiento el evento. Según las imágenes, el fenómeno se produjo alrededor de las 10:19 p.m. del 31 de mayo, cuando un objeto de color blanco verdoso cruzó el cielo a gran velocidad, iluminando el firmamento durante unos tres segundos.

El profesor de Astronomía de la Universidad de Antioquia, Germán Chaparro, compartió uno de estos videos en redes sociales, explicando que se trataba de un «bólido blanco-verde» que había sido avistado en varias regiones del país, como Risaralda y Caldas, además de Bogotá, Cundinamarca y Boyacá.

Análisis preliminar de los expertos

Tras analizar los registros y testimonios de testigos, los expertos han llegado a algunas conclusiones preliminares sobre la naturaleza del fenómeno. Según Chaparro, el color del objeto sugiere que estaba compuesto principalmente de magnesio y hierro, lo que descarta la posibilidad de que se tratara de un cometa. En su lugar, los científicos creen que se trataba de un meteoroide, es decir, un pequeño fragmento de roca o metal que se desplazaba por el espacio.

Al entrar en la atmósfera terrestre, este meteoroide se incineró, dando lugar a un meteoro, o «bólido», que brilló con un intenso color azul turquesa, captando la atención de los testigos. Sin embargo, los expertos aclaran que, al no haberse reportado daños ni impacto en la superficie, no se puede considerar que se haya tratado de un meteorito, término que se reserva para aquellos objetos que logran llegar intactos hasta el suelo.

Importancia científica del fenómeno

Según los expertos, este tipo de avistamientos, si bien son impresionantes desde el punto de vista visual, también tienen un gran valor científico. Los astrónomos colombianos están trabajando arduamente para calcular la trayectoria y las características del objeto que causó el destello, utilizando los datos proporcionados por los testigos y los registros de las cámaras de seguridad.

Esta información es crucial para mejorar nuestra comprensión de los fenómenos celestes y, en particular, de los meteoroides y bólidos que atraviesan la atmósfera terrestre. Además, el estudio de estos eventos puede ayudar a los científicos a predecir y monitorear mejor la caída de objetos del espacio, lo que podría tener implicaciones importantes para la seguridad y la planificación de actividades espaciales.

Llamado a la Ciudadanía

Conscientes de la importancia de este fenómeno, los astrónomos colombianos han hecho un llamado a la ciudadanía para que colaboren con la investigación. Solicitan que cualquier persona que haya presenciado el evento o que tenga registros del mismo se ponga en contacto con ellos, ya que sus datos pueden ser fundamentales para el análisis y la comprensión de este fascinante acontecimiento.

La colaboración entre la comunidad científica y los observadores casuales es crucial para mejorar nuestra comprensión de los fenómenos celestes. En este caso, la información proporcionada por los testigos puede ser determinante para que los expertos logren reconstruir la trayectoria y las características del objeto que iluminó el cielo colombiano.

Es importante señalar que este no es un fenómeno aislado. Recientemente, se han reportado avistamientos similares en otros países, como España y Portugal, donde un bólido cruzó el cielo y proporcionó valiosos datos a los astrónomos.

Según el profesor José María Madiedo, del Instituto de Astrofísica de Andalucía, el bólido observado en Europa era una roca desprendida de un cometa que entró en la atmósfera a una velocidad de 161.000 kilómetros por hora, dibujando una trayectoria casi rasante. Este tipo de eventos subraya la importancia de la colaboración entre la comunidad científica y los observadores casuales para mejorar nuestra comprensión de los fenómenos celestes.

Lee también: