¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Salud

Cáncer de pulmón: este suplemento alimenticio acelera la formación de metástasis, según estudio

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

Científicos suecos han descubierto que los suplementos alimenticios antioxidantes (como la vitamina C) estimulan la formación de nuevos vasos sanguíneos en los tumores de pulmón.

Si bien se reconoce que una dieta antioxidante y antiinflamatoria ayuda a combatir el cáncer, no ocurre lo mismo en absoluto con los suplementos alimenticios, que, por el contrario, pueden aumentar el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer.

Así lo confirma un nuevo estudio del Karolinska Institutet de Suecia, que apoya la idea de que los suplementos alimenticios que contienen antioxidantes ( y en particular vitamina C) pueden acelerar el crecimiento tumoral y las metástasis en pacientes con cáncer de pulmón.

Los antioxidantes contribuyen a la propagación de los tumores

«Descubrimos que los antioxidantes activan un mecanismo que hace que los tumores cancerosos formen nuevos vasos sanguíneos. Estos vasos alimentan a los tumores y pueden ayudarles a crecer y extenderse», explica el Prof. Martin Bergö, director del estudio y Vicepresidente del Karolinska Institutet.

Se trata de un descubrimiento sorprendente, «porque antes se pensaba que los antioxidantes tenían un efecto protector», insiste el científico.

Evitar los suplementos

«No hay por qué temer la presencia de antioxidantes en la alimentación normal, pero la mayoría de las personas no los necesitan en cantidades adicionales», explica el profesor Bergö.

De hecho, tomar antioxidantes en forma de suplementos como las vitaminas C y E acelera el crecimiento y la propagación del cáncer de pulmón al estabilizar una proteína llamada BACH1, que a su vez provoca la formación de pequeños vasos que alimentan el tumor.

Cáncer de pulmón: de 20 a 40 años para desarrollarlo

El cáncer de pulmón causado por el cigarrillo tarda de 20 a 40 años en alcanzar una etapa clínicamente detectable. Durante esta larga latencia, las células cancerosas acumulan innumerables mutaciones distintas que las hacen casi invencibles una vez que maduran.

Contrariamente a lo que muchos piensan, el cáncer no es una enfermedad devastadora que aparece de la noche a la mañana. Incluso con una sustancia cancerígena tan potente como el humo de un cigarrillo, pueden pasar varias décadas desde el momento en que la primera mutación cancerosa se aloja en el ADN de las células pulmonares hasta que aparece una masa cancerosa.

Por ello, tantas personas fumaron entre los decenios de 1950 y 1970, pues no hubo efectos nocivos aparentes a corto plazo; los fumadores simplemente no podían sospechar que la exposición continua de sus pulmones al tabaco aumentaría su riesgo de cáncer 20 a 40 años más tarde.

Actualmente se observa un fenómeno similar entre las mujeres, cuya tasa de tabaquismo ha aumentado considerablemente desde el decenio de 1970; 40 años después, el cáncer de pulmón se ha convertido en la tercera causa de muerte por cáncer en esta población.

Por lo tanto, debemos ver el cáncer como una enfermedad crónica que permanece silenciosa e indetectable durante muchos años, pero que sin embargo continúa su lenta pero inexorable progresión dentro del cuerpo durante todo ese tiempo.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información