¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Colombia

Esta es la famosa cadena de restaurantes que embargaron por posibles nexos con el narcotráfico

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

En un sorprendente giro de los acontecimientos, las fuerzas del orden en Colombia han logrado descubrir una conexión inquietante entre una conocida cadena de restaurantes de sushi y el narcotráfico. Tras una exhaustiva investigación, las autoridades embargaron una serie de establecimientos vinculados a este caso, exponiendo una trama que va mucho más allá de la simple venta de alimentos.

La investigación que ha llevado a este descubrimiento se inició a raíz de una circular roja emitida por Interpol en contra de un individuo conocido como Julio Andrés Murillo Figueroa, alias «H1» o «El Zar». Las autoridades españolas habían identificado a este hombre como parte de una organización criminal dedicada al tráfico de drogas, específicamente al envío de cocaína a Europa.

Tras detectar la presencia de Murillo Figueroa en Colombia, las fuerzas de seguridad colombianas iniciaron un exhaustivo seguimiento de sus movimientos financieros. Este minucioso trabajo de inteligencia les permitió descubrir que el sospechoso había invertido parte de sus supuestas ganancias ilícitas en una cadena de restaurantes de sushi conocida como «Sushi Market», con presencia en varios departamentos del país.

Armados con esta información, la Dirección de Investigación Criminal de la Policía y la Fiscalía procedieron a embargar un total de 16 establecimientos de la cadena «Sushi Market», ubicados en municipios como Bello, Envigado, Rionegro, Medellín, Pereira, Cali y Bogotá. Además, se incautaron 20 bienes y 4 sociedades más, todo ello avaluado en aproximadamente 14.000 millones de pesos colombianos.

El perfil de Julio Andrés Murillo Figueroa

Según las investigaciones, Julio Andrés Murillo Figueroa, de 49 años, habría estado involucrado en actividades delictivas desde la década de los 90, cuando presuntamente formó parte del cartel de Medellín, desempeñándose como coordinador de envíos de estupefacientes hacia Centroamérica. Posteriormente, habría continuado sus actividades ilícitas, convirtiéndose en un «narcotraficante invisible» buscado a nivel internacional.

Las autoridades sospechan que Murillo Figueroa habría estado involucrado en el transporte de varias toneladas de cocaína hacia países europeos, incluyendo un cargamento de 1.632 kilos incautado en la ciudad española de Huelva en 2021, proveniente de Venezuela. Además, se le relaciona con una organización criminal liderada por Jonas Sture Falk, conocido como el «Pablo Escobar sueco», quien fue detenido en España en 2022.

Según la investigación, Murillo Figueroa habría invertido las ganancias de sus actividades ilícitas en la compra de inmuebles y la creación de sociedades comerciales, entre ellas la cadena de restaurantes «Sushi Market», con el objetivo de dar una apariencia de legalidad a sus operaciones.

Tras ser detectado por las autoridades españolas en 2021, Murillo Figueroa huyó de su residencia, pasando por Venezuela y Cúcuta antes de llegar a Antioquia, donde finalmente fue detenido a principios de 2024. Ahora, el empresario se encuentra a la espera de ser extraditado a España, donde enfrentará cargos por tráfico de drogas agravado y pertenencia a una organización criminal.

El desmantelamiento de esta red criminal ha generado un impacto significativo en las comunidades donde se ubicaban los establecimientos embargados. Muchos empleados y proveedores de la cadena de restaurantes se han visto afectados por esta situación, lo que ha generado preocupación y cuestionamientos sobre la responsabilidad social de las empresas y la necesidad de implementar medidas más estrictas para prevenir la infiltración del crimen organizado en el sector empresarial.

Papel de las autoridades

El éxito de esta operación se debe al exhaustivo trabajo de investigación realizado por la Dirección de Investigación Criminal de la Policía y la Fiscalía colombiana. Mediante un minucioso seguimiento de los movimientos financieros y la colaboración internacional, las fuerzas del orden lograron desentrañar esta compleja trama y dar un golpe contundente a las actividades ilícitas.

Lee también: