¿Alguna información? ¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Estilo de vida

Alimentos que la familia real británica tiene prohibido comer

Siguen ciertas reglas y tradiciones

Suscribite a nuestro canal para recibir toda la información

La familia real británica es una de las más famosas e influyentes del mundo, y como tal, su estilo de vida está lleno de normas y restricciones. Una de estas restricciones se refiere a los alimentos que la familia real británica tiene prohibido comer.

Siguen ciertas reglas y tradiciones en su alimentación, evitando ciertos alimentos y bebidas por razones de seguridad, etiqueta y salud. Aunque algunos pueden pensar que estas prohibiciones son exageradas, para la realeza británica es parte de su estilo de vida y su legado histórico.

Alimentos que tienen prohibido comer la familia real británica

Mariscos

Uno de los alimentos que la familia real británica evita son los mariscos. Esto se debe a que pueden ser portadores de enfermedades, como la salmonela, que pueden poner en riesgo la salud de los comensales.. Además, en el pasado, los mariscos eran considerados un alimento de la clase trabajadora y no de la nobleza. En su lugar, optan por mariscos cocidos o ahumados.

El ex mayordomo real Grant Harold le dijo a la revista Woman & Home en una entrevista: “Tiene mucho sentido evitar consumir peces cuando se avecina o estás en un evento público. No queremos que un miembro de la familia real tenga una reacción grave o intoxicación por alimentos, especialmente si se encuentran de gira en el extranjero”.

Ajo y cebolla

El sabor y el olor fuerte de estos ingredientes pueden ser percibidos en el aliento y la transpiración, lo que no es muy agradable para los demás miembros de la realeza, también evitan comerlos antes de los eventos públicos para evitar el mal aliento.

Además, estos alimentos eran considerados propios de la cocina francesa, lo que no era muy popular en la corte británica. Se dice que la reina Isabel II no permitía que se sirvieran alimentos con ajo en los banquetes reales.

Carne poco cocida

La carne poco cocida, como el steak tartar o el carpaccio, también está prohibida en la mesa de la familia real británica. Esto se debe a que la carne cruda puede contener bacterias peligrosas para la salud, como la E. coli. La realeza sigue la regla de cocinar la carne a una temperatura mínima de 75 grados Celsius para garantizar la seguridad alimentaria.

Aunque la carne de cerdo es popular en la cocina británica, la familia real la evita debido a sus creencias religiosas. La familia real británica sigue la tradición anglicana, que prohíbe el consumo de carne de cerdo.

Alimentos picantes

Los platos altamente condimentados pueden ser perjudiciales para la salud, especialmente para aquellos con problemas estomacales. Además, la familia real británica prefiere evitar los alimentos picantes en los eventos públicos para evitar la sudoración excesiva.

Bebidas gaseosas

Las bebidas gaseosas, como la Coca-Cola o la Pepsi, también están prohibidas. Estas bebidas son consideradas poco saludables debido a su alto contenido de azúcar y aditivos artificiales, la realeza prefiere beber agua o vino en sus comidas.

¿Cómo es la alimentación de la familia real británica?

Aunque la dieta de la familia real ha ido cambiando con el tiempo, en general se caracteriza por ser bastante tradicional y conservadora. Además, la comida es un aspecto muy importante en su cultura y su estilo de vida. Aunque también se adaptan a los tiempos modernos y a veces incluyen platos de otras culturas en sus menús.

Uno de los platos más famosos de la cocina británica que se sirve en el Palacio de Buckingham es el famoso “Roast Beef”, que se elabora con carne de res asada al horno. Otro plato tradicional es el “Shepherd’s Pie”, que se hace con carne de cordero y puré de patatas.

También se sabe que la familia real británica es muy aficionada al té, que se sirve con leche y azúcar. El cual se toma a cualquier hora del día, pero especialmente en la hora del té, que es una tradición muy arraigada en la cultura británica.

Además, la familia real británica también es conocida por ser muy aficionada a los postres y dulces, especialmente el “Christmas Pudding”, un postre típico de Navidad que se hace con frutas secas y brandy.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
María Vargas Jimenez