Estilo de vida

¿Sientes ganas de comer constantemente? Te damos las razones

No dormir lo suficiente y ver fotos en Instagram son algunas de las razones

¿Tienes hambre constantemente? Probablemente no duermes lo suficiente, pasas demasiado tiempo en Instagram y haces un montón de cosas más que te hacen querer comer, todo el tiempo.

No duermes lo suficiente

Cuando no se duerme lo suficiente, las hormonas del hambre, como la grelina y la leptina, se disparan. La grelina es una hormona digestiva que estimula el apetito: cuando sus niveles se elevan, el apetito aumenta. Se considera el agonista inverso de la leptina, una hormona producida por el estómago, que induce a la saciedad: cuando su nivel aumenta, el apetito disminuye.

Según un pequeño estudio de la Universidad de Chicago, publicado en la revista Sleep en 2016, la pérdida de sueño aumentaría los niveles en sangre de una determinada sustancia química segregada por el cerebro -similar, aunque no lo creas, a los efectos de la marihuana- que hace que comer sea más placentero.

De los 14 participantes masculinos y femeninos de 20 años, los que dormían sólo unas cuatro horas -en lugar de las 7,5 horas recomendadas- no podían resistirse a pequeños refrigerios y aperitivos, como galletas, dulces y papas fritas. Y eso que habían comido bastante dos horas antes.

Así que tu objetivo esta noche es dormir entre siete y nueve horas.

Desayunas poco

Investigadores de la Universidad de Missouri descubrieron que las personas que desayunaban con un alto contenido en proteínas, incluyendo huevos y embutidos, se sentían más saciadas a lo largo de la mañana y eran menos propensas a picar.

También consumieron menos calorías en la cena que aquellas que comieron menos proteínas en el desayuno (o se lo saltaron por completo).

Sólo comes productos bajos en sal y sin grasas trans

Los alimentos procesados bajos en sal y sin grasas trans no son necesariamente mejores para la salud: algunos contienen más azúcar, sal e incluso calorías.

Siempre debes incluir en tu dieta algunas grasas insaturadas saludables para el corazón porque, al igual que las proteínas y la fibra, pueden ayudarte a sentirte lleno.

Estás deshidratado

Esas punzadas de hambre pueden deberse simplemente a la falta de hidratación. Antes de picar, bebe un vaso de agua y espera un momento para ver si se te quita el apetito.

Estás estresado

Cuando se está constantemente estresado, los niveles de la hormona cortisol se mantienen elevados, lo que desencadena las hormonas del hambre con mayor frecuencia.

«La elevación crónica del cortisol produce glucosa, lo que conduce a un aumento de los niveles de azúcar en la sangre. Esta elevación también está relacionada con la resistencia a la insulina, que aumenta el riesgo de diabetes de tipo 2», añade Cynthia Sass. «En esta condición, cuando los niveles de azúcar en la sangre son altos, pero la insulina no está funcionando correctamente, el hambre aumenta porque el cuerpo piensa erróneamente que las células están hambrientas».

Sigues comiendo pan blanco

Los panes integrales contienen más fibra, lo que los hace más nutritivos. También contienen más nutrientes y carbohidratos complejos, del tipo que tarda más en digerirse, por lo que los niveles de azúcar en sangre aumentan de forma más lenta y constante.

Los cereales refinados -pan blanco, galletas o arroz blanco, por ejemplo- han sido despojados de su fibra, lo que eleva rápidamente los niveles de azúcar en sangre y los reduce con la misma rapidez. Y ese rápido cambio te abrirá el apetito en un abrir y cerrar de ojos. «Esencialmente, cuando el nivel de azúcar en la sangre baja, señala la necesidad de combustible, incluso si las calorías se acaban de almacenar», dice Cynthia Sass.

Esperas demasiado tiempo entre comidas

Lo ideal es que pasen de cuatro a cinco horas entre las comidas. Si estás más cerca de las seis horas entre comidas, intenta tomar un pequeño tentempié entre ellas», dice Ginn-Meadow. «Comer a horas regulares permite reconocer mejor las señales de hambre y saciedad. También permite que el cuerpo digiera completamente los carbohidratos complejos y las proteínas, lo que puede ayudar a mantener un metabolismo saludable», dice.

Sólo tienes que asegurarte de que tus comidas sean equilibradas y contengan alimentos ricos en nutrientes, como cereales integrales, lácteos, proteínas magras, frutas y verduras.

Tus redes sociales están llenas de fotos de comida

Revisas las fotos de los provocativos postres y tortas de tus amigos en Instagram. Eres consciente de que no los han preparado ellos mismos, pero tu estómago gruñe igualmente…

Según los investigadores de un estudio científico publicado en la revista Brain and Cognition en 2016, cuando vemos una imagen atractiva de un alimento en las redes sociales, nuestra sangre se dirige a las partes del cerebro asociadas al gusto. Así que, aunque no tengas hambre físicamente, ¡tu «cerebro» tiene hambre!

También puede interesarte leer: 4 consejos que le ayudarán a mantenerse en forma después de los 50

¿Te gusta nuestro contenido?

Reciba nuestras últimas publicaciones todos los días en tu correo.

RECIBE EL BOLETÍN
- Boletín GRATIS -