Estilo de vida

¿Se puede hacer deporte con el estómago vacío? 

Algunos especialistas afirman que el deporte en ayunas ayuda a perder peso. Sin embargo, practicar una actividad física con el estómago vacío puede plantear algunos problemas. 

Hay muchas ideas preconcebidas sobre la dieta y la actividad física, y en particular sobre si es mejor hacer deporte con el estómago vacío.

Antes de responder a la pregunta, es necesario recordar que es muy difícil establecer normas generales sobre este asunto. Para algunos deportistas, correr con el estómago lleno puede ser complicado porque la sensación de tener el estómago lleno puede ser desagradable durante un esfuerzo.

Otro ejemplo es el yoga.  En esta disciplina, estás obligado a adoptar posturas contorsionadas e invertidas, por lo que si acabas de desayunar, puede ser bastante desagradable. Por lo tanto, depende de la actividad que se realice. Pero no sólo eso.

La naturaleza y la composición de la comida juegan un papel importante. También lo hace la regularidad con la que se hace deporte. Para un deportista de alto nivel, o al menos para alguien que está acostumbrado a hacer deporte sin nada en el estómago, hay poco riesgo de problemas durante el ejercicio. Sin embargo, las personas que no están acostumbradas o que no han entrenado lo suficiente, corren el riesgo de sufrir malestar, hipoglucemia, etc.

Frutos secos o un banano son ideales cuando se hace mucho esfuerzo

Debes saber que cuanto más tiempo entrenes o más energía necesites, menos prudente es tener el estómago vacío. Sin necesidad de hacer una gran comida, es mejor en este caso tener algo en el estómago. Frutos secos o un banano, por ejemplo, si tienes que correr durante mucho tiempo por la mañana.

¿Cómo se puede perder peso con el estómago vacío?

Si tu objetivo es perder peso haciendo ejercicio con el estómago vacío, los estudios demuestran que este hábito aumenta el hambre durante el resto del día. Así que esto es algo que hay que considerar en relación con lo que te motiva. «Es esencial conocerse a sí mismo, aprender a anticipar las reacciones de tu cuerpo, tus propios hábitos. Es difícil generalizar. Hay que hacerse las preguntas adecuadas. ¿Cuánto durará mi esfuerzo? ¿A qué intensidad? Si vuelves a empezar una actividad tras una interrupción, ve despacio y come un poco antes de la sesión. En cualquier caso, llévate una barrita energética por si sientes algún signo de debilidad durante la sesión. Los que no estén acostumbrados, hayan comido antes o no, deben ir por etapas», recomiendan los expertos.

Más allá de la comida, recuerda hidratarte. Con o sin esfuerzo, el agua sigue siendo esencial antes, durante y después del esfuerzo. Por lo demás, ¡escucha atentamente tus sensaciones!

Puede interesarle: Se confirma que la miel mejora la salud cardiometabólica

Convierta Noticias24Colombia en su fuente de noticias aquíAgréganos a tus contactos en #Telegram