Estilo de vida

¿Cómo hacer que un perro y un gato vivan juntos?

El adagio popular "llevarse como el perro y el gato", utilizado para describir a dos personas que discuten, habla por sí solo. Pero, al contrario de lo que se pueda pensar, no es imposible reconciliar a estas dos bolas de pelo.

Como sabe cualquier propietario de un perro o un gato, estos dos animales son enemigos acérrimos. La sola visión de un gato, o la detección de su olor, bastan para enfadar a un perro, y viceversa. La convivencia puede ser incluso difícil, hasta el punto de que estos dos se enzarzan en frenéticas persecuciones, llegando incluso a pelearse como desarrapados. Para quienes viven con un gato y un perro en casa, esta hostilidad natural puede ser una fuente de estrés. Pero si no puedes elegir entre los dos y quieres que este pequeño mundo siga viviendo en paz y armonía, aquí tienes algunos consejos y errores que debes evitar.

¿Por qué se odian los perros y los gatos?

En primer lugar, es importante comprender las causas de este malentendido. Los perros y los gatos no están hechos de la misma madera, ni tienen el mismo lenguaje corporal ni la misma relación con su territorio. Por ejemplo, un perro que mueve la cola suele expresar placer o emoción. Por el contrario, un gato que mueve la cola rápida y enérgicamente indica nerviosismo o fastidio. Además, el gato es una mascota solitaria, a diferencia del perro, que es un animal social.

Para la Dra. Camila Restrepo, que dirige una consulta veterinaria con su colega Lucía López, «sólo hay una explicación» para esta animadversión. «El perro es un depredador para el gato, que a su vez es una presa. El perro es más carnívoro, por eso ataca a los gatos», explicó. El amo también puede desempeñar un papel en estas relaciones conflictivas. Por ejemplo, hacer comprender a un perro que los gatos no son ni presas ni enemigos y que no hay que ahuyentarlos puede condicionar a su mascota a adoptar un comportamiento amistoso hacia los gatos.

Paciencia y adaptación paso a paso

Sin embargo, si perros y gatos nacen para odiarse, ¡esta cizaña no es inevitable! Perros y gatos pueden convivir, sobre todo cuando crecen juntos. Según expertos, perros y gatos pueden convivir «si tienen tiempo y paciencia suficiente para aprender el lenguaje del otro e interpretarlo de la forma adecuada». Por ello, en la primera reunión deben tenerse en cuenta algunas recomendaciones.

En primer lugar, lleva a tu perro con correa, para poder sujetarlo si se muestra demasiado brusco. A menudo, la primera reacción de un gato es huir y esconderse en algún sitio: déjale que lo haga y no insistas. Acuérdate también de recompensarles con una golosina cuando estén tranquilos y sean mansos.

También es importante que cada animal se sienta como en casa. Es importante que ambos animales tengan su propio espacio y la oportunidad de marcharse. Es importante que ambas mascotas tengan su propio espacio y puedan ir a su aire», dicen los expertos. Por ejemplo, instala un árbol para que tu gato pueda refugiarse en él, y separa los comederos para evitar rivalidades. También es muy importante que no encierres a tu gato en una jaula, ya que sólo conseguirás que se sienta más inseguro. Por último, no establezcas diferencias, dale el mismo amor y afecto al otro. Y si tus mascotas siguen peleándose, no desesperes y dales tiempo para que se conozcan.

Convierta Noticias24Colombia en su fuente de noticias aquíAgréganos a tus contactos en #Telegram