Estilo de vida

6 usos de la leche materna que no conocías

La elección de amamantar o no depende de cada mujer. Lo cierto es que la leche materna tiene muchas virtudes increíbles, sobre todo curativas. A veces se le llama «oro blanco», y suele limitarse a la alimentación del bebé, mientras que sus usos para toda la familia son ilimitados. Ya sea para tratar todas las dolencias cotidianas o incluso para cuidar de ti misma, la leche materna sobrante será muy valiosa para ti. Aquí tienes algunos consejos y usos de la leche materna que nadie conoce, pero que realmente merecen la pena.

  1. Inclúyala en los primeros platos del bebé

Cuando su bebé empiece a diversificar su alimentación, puede seguir utilizando la leche materna para preparar los platos. Con esta leche natural se puede preparar crema casera o puré. No es necesario ir a la tienda a comprar leche de vaca.

  1. Leche materna para cuidar los pezones

Muchas madres utilizan una crema de lanolina para calmar los pezones propensos a agrietarse debido a la lactancia. ¡Sin embargo, la solución para tratarlos está «al alcance del pezón»! De hecho, basta con aplicar la leche materna para aliviar los pezones secos, dolorosos y agrietados. Una compresa empapada en este líquido se encargará rápidamente de su pezón afectado.

  1. Para tratar la dermatitis del pañal de su hijo

¿Notas que la colita de tu bebé está roja e irritada? No hay duda de que el bebé sufre de dermatitis del pañal. Incluso antes de ir a la farmacia a comprar una crema o buscar los mejores consejos y remedios naturales para ayudarle, ¿por qué no utilizar lo que tienes a mano? Aplica unas gotas de tu leche en las zonas inflamadas y deja que se seque al aire antes de ponerle el pañal a tu hijo. Este consejo SOS, 100% natural y práctico, calmará rápidamente a tu pequeño. Y si tienes polvo de arcilla blanca, también puedes mezclarlo con este líquido para preparar una pasta muy suave para aplicar en la colita del bebé en una capa gruesa. ¡Milagro!

  1. Leche materna para tratar a todos los pequeños de la familia

Es hidratante, cicatrizante, antiinflamatoria, calmante y antiinfecciosa. Por eso se ha utilizado durante generaciones para curar, aliviar y desinfectar todas las pequeñas heridas de la vida cotidiana. Se puede utilizar en:

  • Picaduras e irritaciones de la piel;
  • Picaduras de insectos;
  • Quemaduras leves y quemaduras solares;
  • Cortes superficiales, arañazos, raspaduras y abrasiones;
  • Ampollas y verrugas;
  • Las ampollas de la fiebre;
  • Parches de eczema;
  • entre otros.

Es bueno saberlo: Algunas parteras también lo aconsejan como aplicación «húmeda» sobre un desgarro o una episiotomía para ayudar a la cicatrización del perineo.

  1. La leche materna contra las manchas de la piel

Esta leche contiene un ácido graso, el ácido láurico, que ayuda a combatir todo tipo de erupciones cutáneas. Conocido para el acné infantil, también puede utilizarse… ¡en los granos de los adultos! Basta con empapar las compresas para aplicarlas en la cara. También se utiliza a menudo en problemas infantiles como la varicela y la costra láctea. Cualquiera que sea el grano o el trastorno cutáneo a tratar, no dude en reaplicarlo varias veces al día.

  1. Para calmar los ojos u oídos irritados

En caso de una infección de oído leve, algunos padres a veces ponen una gota de leche materna en el oído afectado varias veces al día. Esto calma el dolor y elimina la infección sin necesidad de antibióticos. Algunas personas incluso utilizan esta leche en lugar de una solución salina para limpiar la nariz o para eliminar la suciedad de los ojos del bebé. Esto incluso calmaría las irritaciones oculares y los inicios de la conjuntivitis. Sin embargo, recuerda que los ojos y los oídos son muy valiosos. Por lo tanto, ¡la supervisión y el asesoramiento médico son cruciales!

También puede interesarle leer: La receta de un antibiótico natural casero ultra potente